¿El 36 es un mal puesto en el Ranking?,

El 36 no es mal puesto en el Ranking, ¿de quien depende mejorar la posición?
Desde mi perspectiva y vivencia personal, las cosas (económicas, políticas, sociales) nunca las hemos tenido tan difíciles como en la actualidad. Por este motivo, considero que los ciudadanos estamos obligados a realizar un acto de reflexión, y tomar conciencia en que ha llegado un momento para provocar ciertos cambios que nos ayuden a construir una sociedad mejor, de la que hemos permitido construir a los políticos.
Creo que no sólo es cuestión de salir de la crisis económica, sino también de superar la crisis derivada de una falta de Ética cívica en la que, los españoles, nos hemos embarcado.
El comportamiento, en los ámbitos político, económico y social, han estado guiados por unos “determinados valores” responsables de habernos llevado a la peor crisis de las crisis que una sociedad pueda sufrir.
Por ello, y para salir con éxito debemos exigirnos colaboración para que se produzcan cambios profundos, cambios a partir de los que construyamos cimientos tan solidos para que en el futuro nunca mas un Gobierno, unas entidades financieras, unos reguladores… puedan llegar a estar gobernadas y dirigidas por sujetos tan negligentes como para hacer que una sociedad pierda la confianza en el futuro de un país, como le ha ocurrido a España.
En mi fuero interno, abrigo el convencimiento de que la situación la tenemos que cambiar los ciudadanos, las cosas no cambiaran por la mera acción de un Gobierno, del que no espero mucho mas que una serie de medidas de carácter cosmético-fiscal.

Existen crisis que se importan, pero la que padecemos en España, ha sido generada por la “codicia” y expandida como “pandemia” por la “afinidad” existente entre la clase política, la financiera y determinados satélites empresariales y sociales que operaban en el entorno de los anteriores. Directivos de las Cajas de Ahorros, determinadas empresas constructoras, promotoras e inmobiliarias que con la especulación materializaban los designios de los mas codiciosos e implementaron el crecimiento artificial de una burbuja, de la que eran todos conscientes de los efectos que acarrearía en el momento que estallara, y no hicieron nada para evitarlo.
Por este motivo, dedico mi tiempo a escribir y a proponer a la ciudadanía que reflexione independientemente de cualquier ideología, y asuma la necesidad que tenemos los ciudadanos de cambiar la forma de relacionarnos con los políticos.
Exijamos reducción de los cargos políticos, cambios en la circunscripciones electorales para que el político rinda cuentas directas sobre sus votantes, estableciendo las listas abiertas, la revocación del mandato, si durante la legislatura la ciudadanía considera que no cumple con lo prometido en su programa. En fin, en mi libro recojo decenas de propuestas que pretenden servir de debate para marcar un camino hacia la mejora de nuestra sociedad.
En nuestra mano está exigir, reclamar cambios o permitir que todo continúe igual, pero luego no te quejes, de la corrupción, de la presión fiscal, de la calidad de la enseñanza, del coste de la salud, del precio de los suministros, de la justicia, del coste del mantenimiento de las infraestructuras…
Vivimos en un país que ocupa la posición 36 en el ranking de la competitividad, esta posición fundamentalmente es debida al mal funcionamiento de cosas que tienen que ver con nuestra desidia y dejadez en el funcionamiento en el ámbito político y la corrupción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s