El mal ejemplo se generaliza

El mal ejemplo se generaliza y encuentra su peor expresión con el fraude fiscal. Entre, unos pocos, quienes se aprovechan del sistema para eludir el pago de un elevado volumen de impuestos; y aquellos otros, que son muchísimos, evadiendo pequeñas cantidades alcanzan otro grandísimo volumen de impuestos no recaudados, que el resto de ciudadanos ha de soportar para mantener el sistema de todos.
Veamos algunos ejemplos que nos resultaran mas o menos próximos.

Típica “chapuza” en casa:

El pintor al que se le paga la ñapa sin factura. Puede que no esté dado de alta, por lo que no pagará autónomos, no pagará el Impuesto sobre la renta de las personas físicas, y no se pagará el IVA.
Nos habremos ahorrado un poco de dinero en la obra, luego nos quejamos de recortes en Educación, Sanidad, e incremento de otros impuestos…
Además no tenemos garantías de reclamación y favorecemos competencia desleal con empresas.

El profesional liberal:
Aquellos profesionales que ejercen una profesión liberal y prestados sus servicios no extienden factura por los mismos, dejando de liquidar el IVA, y de declarar por IRPF o Impuesto sobre Beneficios.
Igual que en el caso anterior el cliente carece de garantías y se favorece la competencia desleal

Top manta:
Compra de artículos pirateados en la calle: Bolsos, ropa deportiva, CD´s, Videos …
Además del pirateo (delito se roba por la propiedad intelectual o industrial), igual que el caso anterior no autónomos, no impuestos renta personas físicas, no IVA.
Competencia desleal con el pequeño comercio.

Compraventa inmuebles:
Al comprar o vender un piso el precio de la operación se escritura por cantidad inferior al verdadero importe.
La base imponible del Impuesto sobre transmisiones patrimoniales o IVA se verá afectado y también en su caso el Impuesto sobre la renta de las personas físicas o bien el Impuesto sobre sociedades.

Contrabando de tabaco o alcohol:
Cuantas veces al regresar de un viaje se introduce productos sin declarar en aduana, se está evitando pagar los tributos especiales que gravan esos productos y el IVA fundamentalmente.

En actividades empresariales:
Importación de productos: Hay empresas que clasifican productos incorrectamente para ahorrarse las tasas arancelarias, impuestos especiales e IVA
Artificios contables: registrando deterioros de valor por operaciones realizadas con terceros situados en el extranjero mediante sociedades instrumentales, etc.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s