Efectos del fraude fiscal y la Elusión fiscal

Elusión fiscal:

Según Lago, el Estado dejó de recaudar en el periodo 2007-2011 entorno a 141.000 millones de euros.

Evasión fiscal:

El Estado deja de recaudar cada año una cifra aproximada de 88.000 millones de euros.

En 2007 la Hacienda Pública recaudaba vía impuestos un valor aproximado al 37% del PIB

En 2011 se recaudó un 31% del PIB, lo que representa ocho puntos porcentuales por debajo de la media UE

Mientras que en 2007 se recaudaron 200.676 millones de euros en 2012 la recaudación ascendió a 168.566 millones de euros.

Comparación recaudación impositiva
2007                       2012
IRPF                        72.614                   70.618
Sociedades            44.823                   21.435
IVA                          55.851                   50.463

Mientras que la recaudación del IRPF, es decir de los impuestos que pagan las personas físicas, por sus rendimientos del trabajo, del capital –mobiliario e inmobiliario, actividades económicas, etc. sufrió una variación del 2,7 por 100; el impuesto sobre sociedades tuvo una disminución del 52,1 por 100.

Según estudios realizados, por distintos expertos, el tipo real que pagan las empresas se sitúa entorno al 11% de sus beneficios, cuando, en realidad el tipo impositivo previsto en la Ley para las sociedades es: el 25% para pymes y el 30% general.

Esto es debido a los amplios caminos existentes para acogerse a deducciones, y al aplicar técnicas contables legales.

Se trata de recursos a los que recurren las empresas (y especialmente las grandes) y sin embargo, no tienen acceso las personas físicas.

Tipos reales aplicados por las empresas en el Impuesto sobre Sociedades:
2007                 2011
Independientes:              22,6%              16,7%
Grupos consolidados:      9,9%                 3,5%

La caída de la recaudación por los impuestos que pagan las empresas en España, no resiste cualquier comparación con lo ocurrido en otros países de la UE e incluso de la OCDE. Ocurre en España, y no ocurre en otros países. ¿Nos preguntamos porque tanta laxitud?

La codicia humana cuando se desboca; en las élites financieras, empresariales, o demás poderes facticos; siempre acaba encontrando la complicidad de la clase política para socializar, entre los honrados ciudadanos, el restañamiento de los daños provocados.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s