Capitulo VII: El futuro es la oportunidad

El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable.

Para los temerosos, lo desconocido.

Para los valientes es la oportunidad.(Víctor Hugo)

            A comienzos de los años noventa del siglo pasado, Torrelevaga padeció una profunda crisis socioeconómica, siendo en el año mil novecientos noventa y dos cuando tuvo especial incidencia sobre la empresa Sniace. Se trataba de una empresa con mas de ochocientos puestos de trabajo (entre directos e indirectos) a la que la falta de competitividad ante unos mercados dinámicos puso en jaque, pero la fuerte dependencia económica y emocional que, la comarca del Besaya, tenia en ella movilizó a una parte importe de la sociedad torrelaveguense. Sniace cotizaba en la Bolsa de Madrid y era un conocido “chicharro”, que puso en evidencia la falta de viabilidad, con unos activos amortizados y anclados en el pasado, en consecuencia la empresa requería cambios estructurales importantes. El caso es que la población de Torrelavega sintonizo con los trabajadores de Sniace,  afectando también, la falta de actividad, numerosos talleres de la zona. En el Ayuntamiento de Torrelavega, en ese momento, se encontraba el Señor Portilla, representante del PSOE, hombre que su mentalidad decimonónica le llevó a poner en practica una política constrictiva que llegó a colapsar el crecimiento de la ciudad al impedir que el PGOU liderara el desarrollo económico de la ciudad; era muy complicado construir naves industriales y edificios para viviendas.

En Torrelavega no se veía una grúa de construcción, sin embargo, en cuanto cruzabas a los municipios limítrofes Polanco, Reocin, Cartes, Piélagos, la realidad era otra bien distinta. Aquellos años, resultaron ser de una gran dureza, cuando al medio día salías del trabajo, te encontrabas unas calles desérticas, te sentías como en una ciudad fantasma en el que las personas se refugian en sus hogares, se percibía una cierta depresión social.

Ante ese lamentable estado de cosas, un grupo de empresarios, Emilio, Santiago, Fernando, Rafael, Sangiao, Martin y yo decidimos revelarnos y tratamos de despertar la conciencia del resto de empresarios para impedir que la dejación y la desidia cercenaran el futuro de nuestra ciudad. Fueron meses de reflexión, de dudas, y de determinación cuando  finalmente decidimos crear la Organización Empresarial APEMECAC; acrónimo que significaba Asociación de pequeños y medianos empresarios de Cantabria. La CEOE, entonces estaba dirigida por personas que no sintonizaban con las necesidades que sentíamos los pequeños y medianos empresarios, y nuestra meta era presionar sobre los responsables políticos para terminar con la inacción y despertar cierta conciencia en la sociedad para tratar de recuperar una ilusión con la que dinamizar el entorno.

Nuestro objetivo consistía en convencer a los políticos de que si ellos contribuían en facilitar las condiciones para que los empresarios pudiéramos ejercer nuestras actividades se recuperaría el camino de la generación de riqueza y empleo. Después de año y medio en el que la asociación fue asentándose, personalmente asumí el liderazgo y la máxima representación de la asociación.

Dos objetivos guiaron mi Presidencia: Liderazgo y Prestación de servicio. Liderazgo, para que la Organización Empresarial APEMECAC se convirtiera en interlocutor válido de la representación empresarial de la comarca del Besaya, lo que poco a poco se fue convirtiéndose en una realidad tanto ante el Gobierno Regional como el Ayuntamiento de Torrelavega. Y en lo que se refiere a prestar servicios a los empresarios, la labor era mas difícil pero intenté mover Roma con Santiago para que el empresario que pertenecía a APEMECAC no solo se sintiera orgulloso de que se estuviera trabajando por mejorar la imagen y el entorno de los empresarios, sino además porque desde la dirección trabajábamos para ofrecer servicios y cosas de valor para ellos. Entonces recurríamos a la colaboración con otras entidades, como con la Organización Empresarial SEFES (Cataluña) se encargaron en desarrollar un proyecto para facilitar la conexión gratuita a internet para todos los empresarios asociados a SEFES, ÍDE y APEMECAC, así como distintos cursos de formación de acceso a Internet. Posteriormente trabajamos en concienciar a los políticos sobre la importancia que el urbanismo comercial tenia para potenciar el desarrollo de la distribución comercial minorista, eliminando el trafico rodado del centro de las ciudades y liberando esos espacios a favor de los ciudadanos, creando puntos de encuentro y facilitando el esparcimiento ciudadano…

Un año después de fundar APEMECAC, cuando me hice cargo de la Presidencia de esa Organización Empresarial, comencé a conocer la realidad de la estructura económica con la que contaba Cantabria y a constatar la existencia de ciertas actitudes pasivas en determinados ámbitos de la economía. En aquella época había viajado muy poco por el mundo; cierto es que gracias a la profesión de mi padre me permitió conocer muchísimos sitios de España, pero al extranjero a penas había salido.

En los años en los que era Presidente de APEMECAC al estar en contacto con los políticos, los empresarios, comerciantes y en general con la gente representativa de la realidad económica de la región, fue cuando tomé conciencia de que nuestro modelo era mucho mas pobre de lo que me había imaginado. Yo pensaba que el tejido comercial e industrial era mas potente y dinámico, mas autónomo y emprendedor, vamos que se defendía mejor, pero me llevé una decepción al percatarme que estaba equivocado.  Esta apreciación que yo había tenido la ratifiqué cuando quise montar un grupo de presión, un “lobby”, por medio de una televisión local, para tener una presión sobre el Gobierno Regional, los Ayuntamientos, la CEOE, Cámaras de Comercio. En aquella época Torrelavega, una ciudad industrial, carecía de un polígono industrial que junto al encorsetamiento del PGOU, neutralizaban cualquier opción de crecimiento económico y en consecuencia del futuro para la ciudad.

Desde APEMECAC trabajamos para que los establecimientos comerciales del centro de la ciudad abrieran los sábados por la tarde de forma que distribuyeran el horario semanal a lo largo de seis jornadas en vez de cinco y media. Entonces un “comerciante” me dijo que los sábados por la tarde no abría su comercio porque tenia un derecho adquirido, y en consecuencia no quería que abriera el comercio del casco histórico porque seria una vuelta al pasado. En otra ocasión, desde APEMECAC se intentaba convencer al Ayuntamiento de la capital del Besaya para que peatonalizara una calle central de la ciudad; muchos de los comerciantes de esa calle se enfadaron porque decían que les quitábamos plazas de aparcamiento. Aquella realidad me producía una gran desazón, mas aún cuando sabia que no estaban pensando en las plazas de aparcamiento que desaparecerían en “supuesto” perjuicio para sus clientes, no que va, el problema era que esas plazas de aparcamiento si desaparecían les impediría aparcar a quienes se quejaban.

Estas anécdotas las trataba con “Elena Montero” una gran amiga que formaba parte del Comité Ejecutivo de la Organización Empresarial, era comerciante, y le decía que algún día escribiría un libro donde plasmaría mis ideas y pondría en evidencia estas contradicciones que aun hoy continúan existiendo -en nuestra región- entre empresarios y comerciantes; entonces, ella me animaba a que lo hiciera, siento que no esté aquí para leerlo.

Trabajé para que la organización empresarial dinamizara la labor de otras entidades como la Cámara de Comercio de Torrelavega; por primera vez en la historia de esta institución se logró que un representante de la Organización Empresarial llegara a presidir la Cámara de Comercio de Torrelavega. Simultáneamente trabajé en otros proyectos para que los empresarios tuvieran herramientas desde la que amplificar la voz empresarial, y con este fin promoví la sociedad VEGAVISION, se trataba de un proyecto de televisión local, desde el que los empresarios tuvieran la oportunidad de promocionar directamente sus negocios de una forma novedosa, llegando a sus clientes objetivos y facilitando que los políticos se sometieran a las preguntas y cuestiones que resultaban preocupantes a los empresarios. El acta de constitución tuvo lugar en el año mil novecientos noventa y cuatro en una notaria de Torrelavega en un acto de constitución simultanea, mas de sesenta empresarios firmamos la constitución de VEGAVISION,S.A.

Durante seis años funcionó esta televisión local sin que los comerciantes y empresarios llegaran a tomar conciencia del verdadero poder que tenían a su disposición. La realidad no resultó como esperaba, a los socios les parecía cara la publicidad en Televisión y continuaron invirtiendo su publicidad en el canal habitual la “radio local”. Me di cuenta que teníamos un tejido empresarial con una visión comercial muy a corto plazo.

En el tiempo también participé en la constitución de la Asociación Nacional de Recicladores de Palets (ANREPA). Una vez mas me ponía al servicio del bien común de todos los empresarios que nos dedicábamos a la misma actividad en toda España. La ilusión por desarrollar el proyecto inicial nos hacia participar a los fundadores de forma desinteresada en las sesiones de lanzamiento de la organización. Pero una vez puesta en marcha, los egoísmos de unos, el cortoplacismo de otros y los intereses particulares de los demás acabaron por adulterar el sentido original, así es que decidí apartarme y centrarme en mi empresa; a día de hoy esta asociación esta prácticamente sin actividad.

En el año 1998 fue la primera vez que pensé en dedicar un tiempo para escribir mis experiencias, pensamientos e ideas sobre ciertas realidades que en ese momento comenzaba a percibir respecto a la región en la que vivía. Las necesidades de inversión que generaba el crecimiento de mi empresa me llevaron a salir con cierta frecuencia al extranjero y pude visitar ciudades de Francia, Alemania, Inglaterra, Italia, Bélgica, gracias a esa actividad me permitió aplicar técnicas, sistemas y procesos de trabajo que iba conociendo y aprendiendo en los múltiples viajes que hacia. Entonces me di cuenta que estábamos como el rabo en la vaca, muy atrás. Uno de los éxitos de mi empresa se debe a que lo que veía que se hacía en otros países, lo asimilaba, lo maduraba y finalmente lo aplicaba en mi empresa. Sinceramente creo que esta forma de abrirme al mundo, de salir a buscar soluciones me permitió coger ventaja respecto a la competencia; siempre he tratado de ir un par de metros por delante, hoy trabajo para aumentar la distancia. Posiblemente si no hubiese existido la huelga general nunca estas reflexiones hubieran sido registradas en este documento.

Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida.

(Woody Allen)

            Después de mi dedicación a la defensa o representación de los intereses de la colectividad, decidí centrarme en mi propia empresa y en ello he estado hasta que la nueva situación de crisis, me ha liberado del tiempo para volver a pensar en cuestiones que nos afectan a todos en general. Una mañana de marzo de dos mil doce, cuando decidí, secundar una huelga general convocada por los sindicatos; dediqué el tiempo a reflexionar y a preguntarme como era posible que mi cabreo, mi indignación me llevara a actuar de la misma manera que esos sindicatos. Me hacia sentir mal que unos “liberados” cuyo objetivo no es construir, sino medrar, marcaran las reglas de quienes con ilusión por crecer somos capaces de aventurarnos por los caminos de los mercados, mercados que Únicamente permiten sobrevivir con inteligencia a los mas fuertes, y a quienes con esfuerzo, sacrificio y la constancia se adaptan a los cambios siendo capaces de crear valor en la satisfacción de las necesidades que demandan esos mercados.

Si los sindicatos no tuvieran la ubre del estado, y tuvieran que sobrevivir únicamente de las cuotas de los trabajadores, probablemente les iría mejor a ellos, a los trabajadores, a las empresas y al país; cuando las personas nos vemos obligados a pensar para sobrevivir, ya lo creo que somos capaces de encontrar soluciones a nuestros problemas, pero cuando encontramos una “teta” que fácilmente satisface nuestras necesidades mas básicas nos aferraos a ella tenazmente y negamos nuestra capacidad para subsistir de otra forma.

La incertidumbre crea un estado emocional que los empresarios somos capaces de soportar y avanzar sin que nos cause mayores trastornos. Lo que quizás nos diferencia sea un pensamiento que nos permite asumir que no siempre se consigue lo que te propones y que sino no lo conseguimos, no pasa nada, ya que en todo caso adquirimos una experiencia que en el futuro sabremos transformarla en logros.

Desgraciadamente la aversión a la incertidumbre en nuestro país es tan grande que se fomenta desde la familia, luego en el colegio, después en la Universidad. Quienes a pesar de todo deciden rebelarse contra esa aversión y dan pasos asumiendo el riesgo de nuevos emprendimientos empresariales aun tienen que superar las dificultades y obstáculos que obstinadamente les pondrán las administraciones publicas.

Es triste pero real, que en muchos municipios, los ediles únicamente ven a los empresarios como posibles o potenciales  defraudadores y en el mejor de los casos como futuras fuentes de impuestos. Así es que, si después de haber salvado todos los obstáculos que en España representa  poner en marcha una actividad empresarial, se persiste en la idea y esta tiene éxito entonces aparecerá la envidia de quienes no soportan que los demás tengan éxito, y entonces tu éxito “las voces ociosas” dirán que se debe a que traficas con drogas o vete a saber que otro bulo se inventaran para en su incomprensión tratar de restar valor a tu éxito y si a pesar de la envidia de los demás aun te mantienes y eres capaz de crear empleo te llegaran los representantes sindicales que intentarían decirte como tienes que hacer las cosas a partir de ese momento.

El Libro blanco de la iniciativa emprendedora en España realizado por un equipo del Instituto de Iniciativa Emprendedora de ESADE, se extraen una serie de conclusiones que deberían hacernos reflexionar sobre ciertas actitudes o comportamientos a modificar referentes a la forma de ver y valorar la actividad empresarial y emprendedora.

En España la tasa de actividad de los emprendedores aunque no es de las peores (pero bastante por debajo de la de países como EEUU o Noruega) surge cada día mas de la necesidad, en vez del aprovechamiento de una oportunidad de negocio. No nos engañemos, en España, ser emprendedor no esta bien visto: solo los funcionarios están peor vistos que los empresarios.

Como interpretar que en la Universidad de Cantabria se publiquen cantidad de trabajos de I+D pero apenas se materialicen en registro de patentes, o emprendimientos empresariales. Independientemente de otras cuestiones que serían para cuestionarse las inversiones, no existe convicción, no existe motivación, existe excesiva aversión al riesgo, existe mucho miedo al fracaso. A la postre está mucho mas valorado el empleo por cuenta ajena que el autoempleo. Existe una mayor aversión al riesgo que en los países del entorno. Y el miedo al fracaso atenaza y bloquea la iniciativa emprendedora. Cierto es que también el acceso a la financiación de los emprendedores limita un elevado numero de proyectos, pero es mas soslayable.

Creo en la necesidad que tiene nuestro país de tomar conciencia de la importancia que tiene fomentar el espíritu emprendedor especialmente entre los jóvenes. Para ello, la creación de una cultura emprendedora pasa por  transmitir socialmente valores, normas, actitudes, hábitos, símbolos, e ideas proclives para que las vocaciones emprendedoras arraiguen favorablemente y contribuyan a minimizar actitudes como el miedo al fracaso y la aversión al riesgo que tanto inhiben socialmente a que potenciales emprendedores puedan lanzarse a desarrollar un proyecto.

La familia y la escuela deberían ser los entornos desde donde deberían divulgarse valores como la iniciativa, no estigmatizando el fracaso, estableciendo referencias empresariales como factores que animaran a emular la iniciativa emprendedora. En el momento que finalizo este documento España Emprende publica las medidas para fomentar la cultura emprendedora en nuestro país. Participo en su totalidad de las medidas que propone.

Gracias a mi dedicación por defender los intereses del empresariado aprendí a valorar lo necesario que es estar bien preparado, no solo porque te permite ser bueno en lo tuyo. También comprobé que porque a ti te pueden ir bien las cosas, no van a confiar en ti. Si quieres convencer a un colectivo tienes que saber que las personas tendemos a la simplificación, y tendemos a preguntarnos lo que es normal ¿y este que gana intentando defender a los demás?.  Así que este pensamiento requiere respuestas convincentes que muestren la sinceridad de tus pretensiones, ya que de lo contrario difícilmente conseguirás su apoyo. Comprendo que los empresarios sean recelosos, la vida, los mercados están llenos de charlatanes que dominan la palabrería, en la que detrás de la misma no hay mas que humo o engaño.

Sin embargo, cuando se encuentran con personas que con sinceridad esbozan unos sentimientos que sintonizan con los suyos y les muestras el camino que vas a recorrer a pecho descubierto, con nombre y apellidos por delante, siendo tu el primero en dar la cara, teniendo mas que perder que ganar, entonces es cuando encuentras el respaldo.  La gente está cansada de salvadores de la patria, de personas que prometen y luego no cumplen, de personas que te presentan un futuro imposible, se que cada día mas personas se cuestionan si la ideología es hoy realmente necesaria para que otros representen políticamente sus intereses. Ante ese futuro incierto tengo claro que para tener éxito necesitamos una sociedad que trabaje en formar a personas preparadas, independientes y emprendedoras y éticamente integras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s