Capitulo XII: Los grandes se comen a los pequeños

Maestro, quisiera saber cómo viven los peces en el mar.

Como los hombres en la tierra: los grandes se comen a los pequeños.

(William Shakespeare)

            La exposición de los hechos, ideas y opiniones recogidas hasta aquí no tienen otro propósito que establecer un conclusión: Los ciudadanos, empresarios, autónomos, profesionales liberales, técnicos superiores, medios y los técnicos de oficios, peones,  jubilados, personas dependientes, ancianos, huérfanos, viudas, enfermos, quienes se encuentran privados circunstancialmente de su libertad porque se encuentran redimiendo sus culpas, hombres, mujeres y quienes se encuentran en transito de ser uno/a mismo, niños y niñas, jóvenes y menos jóvenes, inversores y rentistas todos tenemos algo en común:

Como ciudadanos estamos sometidos al imperio de la ley, la aceptamos y acatamos porque somos personas de bien, porque nos han educado en el respeto a las reglas establecidas y porque nos han dicho que si nos esforzamos y trabajamos duro conseguiremos lo que perseguimos y así actuamos. Como somos gente acostumbrada a respetar el orden establecido hemos respetado aquello que nos ha servido para crecer en la confianza que ese respeto nos reportaría los beneficios esperados de prosperidad y bienestar. Nada mas falso. Mientras el ciudadano centre su preocupación en el mantenimiento del orden establecido no hace mas que perpetuar la realidad de las cosas que no es otra que la siguiente:

El “poderoso” -ahora es  esa oligarquía financiera- es quien conforma el orden que le conviene, en la antigüedad el poder se centraba en las tierras, con la revolución industrial el poder se traslado a la producción de la fábrica, en la sociedad de las nuevas tecnologías fue el poder financiero y con la expansión de internet son los grandes grupos inversores quienes deciden las reglas del juego.

Esta es la cuestión, los políticos están al servicio de lo que dictan unos pocos como siempre ha sido; si las circunstancias cambian, las reglas del juego son modificadas para que esa oligarquía selecta continúen obteniendo los beneficios que les convienen y algunos de los políticos de primer nivel, son sus mejores asistentes plegándose para adecuar la legislación en función de la conveniencia de aquellos. El problema en consecuencia no es una cuestión ideológica, sino mas bien una cuestión del grado de honradez e integridad de los políticos para mantener su independencia, así como de la capacidad que tengan para llevar adelante una gestión eficiente en la administración de unos recursos públicos siempre limitados para obtener el máximo beneficio social en la satisfacción de los ciudadanos.

Después de lo que he dejado escrito a lo largo de las anteriores líneas, queda claro que todos somos en alguna medida responsables; unos por acción y otros por omisión. Los españoles pagamos ese sobreprecio derivado del grado de corrupción que existe en nuestro país, conscientes como son de ese cambio de las reglas del juego cuando conviene a los mas poderosos, muchos políticos optan por aprovechar sus oportunidades personales al nivel o en la liga que a cada uno le toca jugar. El caso es que si bien las ligas las sufragan los seguidores y espectadores de los equipos de futbol -así como los apostantes-, sin embargo en política la sufragamos los ciudadanos con nuestros impuestos, y ya que participamos activamente debemos ser mas conscientes de lo que hacen quienes administran esos recursos.

Por otra parte, quiero hacer la siguiente reflexión cuando una multinacional o un gran inversor llegan a un país a comunicar que estarían interesados en realizar una formidable inversión, “pero para que yo la haga me tienes que modificar tus leyes porque te voy a crear no se cuantos puestos de trabajo”, ¿en que medida la “igualdad” continua teniendo eficacia en ese país?.

Los enemigos de España ya no son nuestros vecinos, no se encuentran en el extranjero, los enemigos de nuestro país no vendrán con tanques, ni con aviones, ni nos atacaran con bombas, los enemigos ya los tenemos dentro, los tenemos en nuestros pueblos, en nuestras ciudades en los parlamentos, en el Congreso, el enemigo es ese político que se pliega a la voluntad del Gran Inversor, de la Multinacional, del Gran Grupo de Empresas quienes deciden cuales han de ser las normas  que han de regular las actividades a las que se tienen que someter sus actividades. Y esas nuevas reglas son las que rompen la unidad del mercado, o hacen desaparecer la igualdad de oportunidades, o establecen determinados privilegios, o bien levantan determinadas barreras de acceso impidiendo el desarrollo de la competencia.  Este es hoy otro problema en mi país, este es el gran “peligro” al que se encuentra sometido mi país.

Este es el aviso que deseo lanzar a la sociedad, estamos en manos de unos políticos convencidos de que las grandes empresas son “los únicos generadores de riqueza y empleo”, y esa proposición es tan falsa como real es el peligro de caer en el error  de pensar que para salir de la crisis demos alas a las pretensiones de esa tropa de inversores.

Pienso en la ciudad del juego en Alcorcón, cuando los políticos son convencidos, por una gran empresa para cambiar las reglas, a partir de ese momento la sociedad está perdida, esa sociedad pagara el precio que le exija la codicia del inversor.

Cambiando las reglas del juego para el beneficio de uno o unos pocos, por muy grande que sea la inversión que nos prometan, por muchos puestos de trabajo que digan que van a crear, al final todo estará sujeto a la voluntad arbitraria de alguien que solo responderá cuando las reglas de juego le convengan. Es un error aceptar y someterse a estos nuevos tiranos del siglo  XXI, tienen otra imagen, otras maneras, otras formas pero los objetivos los propósitos son tan ruines como los que se tenían hace veinte siglos: “Tener ganancias a costa de los ignorantes o desconocedores de las practicas empleadas para el logro de tan miserables beneficios”.

Por el contrario, yo apuesto por una sociedad educada, formada, preparada y capacitada para todo emprendimiento, deseosa de asumir nuevos retos, dispuesta a la adaptación a las nuevas realidades que en cada etapa impone el progreso derivado de la ciencia y de los tiempos, en fin una sociedad sin temores que la atenacen para hacer frente a las incertidumbres que siempre han acontecido desde la noche de los tiempos y liberada de la supeditación de pensar que serán terceros quienes los liberaran de sus carencias.

Quiero participar en la construcción de una sociedad confiada en su propia apuesta por el futuro, que no sea temerosa, deseo participar en una sociedad en la que el individuo vea en si mismo la mejor seña de identidad con la que pergeñar las paginas del éxito de la sociedad del siglo XXI, quiero una sociedad liberada de las trabas que establecen los políticos para depender de sus favores, quiero una sociedad donde cualquiera que sea el que se proponga un emprendimiento sea capaz de desarrollarlo sin necesitar la ayuda del político mas próximo, quiero una sociedad donde lo que se acuerda se cumpla porque es ley entre las partes, quiero una sociedad donde ser persona signifique que todos tienen la oportunidad de crecer, de ser respetadas para poder hacer, poder decir o para pensar lo que cada uno quiera; en mi modelo de sociedad cada uno ha de tener derecho a disponer de un puesto de trabajo, porque la obligación de toda persona es producir; en esa sociedad el derecho a disponer de una vivienda digna para crear y hacer crecer una familia, en mi modelo de sociedad toda persona ha de tener derecho a un futuro digno y en la que la administración de justicia funciona eficientemente de acuerdo a la equidad y la imparcialidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s