Capitulo XII: Medio Ambiente

Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un Árbol.

(Martin Luther King)

            Los montes como escenario objeto del Plan deben considerarse ecosistemas naturales y culturales, lo que significa entender el monte como un sistema ecológico interdependiente que constituye un verdadero almacén de biodiversidad y vida silvestre y que proporciona además múltiples prestaciones ambientales, económicas y sociales de interés general para la sociedad. El monte proporciona tanto servicios ambientales imprescindibles, como materias primas y recursos forestales esenciales para el desarrollo sostenible del medio rural.  conviene recordar que más del 10% del territorio regional lo forman espacios naturales protegidos (57 mil ha.), la mayoría de los cuales están constituidos por superficie forestal (86% de la superficie protegida).

Según datos del III Inventario Forestal Nacional (2000), los montes cántabros, tal como legalmente se definen, suponen más de las 2/3 partes del territorio regional; más de la mitad de la superficie forestal esta? arboladas (58%),y el 40% restante es monte desarbolado, de ahí? la clara vocación forestal y silvo pastoral del territorio cántabro. Cantabria se muestra así? como una de las comunidades Autónomas vocacionalmente más forestales de España.

El escenario forestal de Cantabria se completa con la favorable estructura, régimen administrativo y distribución de la propiedad forestal en la que predomina la pertenencia publica frente a la privada, a diferencia de otras Comunidades próximas, lo que facilita la administración y gestión de los montes cántabros.

De las 359.457 ha de superficie forestal en Cantabria, aproximadamente el 70% es de titularidad publica, perteneciendo casi en su totalidad a las Entidades Locales Menores (Ayuntamientos, Juntas Vecinales y la Comunidad Campoo Cabuérniga), habiendo sido en su mayoría (82%) declarados montes de Utilidad Pública. En todos los montes públicos catalogados más aquellos consorciados mediante convenio con particulares y entidades locales, su gestión ordenada y sostenible es responsabilidad de la Administración forestal regional (“montes de gestión publica”).

Por otra parte, la propiedad particular supone algo menos del 30% de la superficie forestal siendo terrenos de gestión privada aproximadamente el 26% (92.385 ha) del total de la superficie forestal. De ellas, más de 70.000 están arboladas, produciendo el 70% de la madera que se corta en la región. Si bien existen algunas fincas privadas de gran extensión, el tamaño medio de la propiedad forestal privada en Cantabria apenas es superior a las dos hectáreas.

Además existen más de 4.000 ha de montes consorciados o conveniados con las Entidades Locales y algo más de 9.000 ha con particulares. De este modo, se puede afirmar que 3 de cada 4 hectáreas forestales en Cantabria son gestionadas o supervisadas directamente por la administración forestal regional (Servicio de Montes de Cantabria). ya sea por haber sido declarados de Utilidad Publica o estar sometidos a la figura del consorcio

La madera es también uno de los principales recursos aprovechados en los montes cántabros. La clara vocación forestal del territorio regional y su elevada productividad disponen masas forestales que han fomentado tradicionalmente la existencia de industrias de primera y segunda transformación de la madera, contribuyendo a la creación de empleo y desarrollo de un tejido industrial en el interior de la región. Como dato significativo, la producción de madera y leña en Cantabria ha pasado de 445.517 m3 en 1998 a 555.665 m3 en 1999. Las especies de crecimiento rápido, principalmente eucalipto y pino radiata, son las más productivas, habiendo aumentado su aprovechamiento en un 26% y 16%, respectivamente.

La región posee 300.000 hectáreas susceptibles de ser reforestadas.  Por otra parte, la eliminación de la maleza de las hectáreas plantadas para su empleo como fuente de energía (biomasa) para evitar además la propagación de incendios forestales, que en el ultimo año han devastado cientos de hectáreas, supone crear trabajo en la limpieza y reforestación de los montes de Cantabria, uno de sus recursos de especial importancia dado que la superficie forestal ocupa mas de las dos terceras partes (67,5 por 100) del territorio y es el fuego el principal enemigo de nuestros montes. Produciéndose una media de 357 incendios/año. Esto supone una superficie incendiada de 4.139 hectáreas, por encima de las 6,4 de media nacional).

Los incendios no solo tienen un alto coste medioambiental, sino también económico. De hecho este año, la Consejería de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural ha destinado 1.120.000 euros a entidades locales para fomentar actuaciones de desbroce y limpieza de montes, que ayuden a prevenir futuros incendios forestales en los municipios de alto riesgo. Estos municipios se encuentran enclavados en las comarcas forestales de Liébana, Nansa, Cabuérniga, Campoo, Los Valles, Besaya, Pas, Soba y Costera Oriental.

En cuanto a las otras perdidas que derivan del incendio de los montes pongo como ejemplo que en el año 2010 las perdidas económicas ascendieron a 4,4 millones de euros, a los que se sumaron los gastos de extinción, cifrados en otros 178.075 euros, según datos del Gobierno de Cantabria recopilados en la memoria de 2010 correspondiente a la Fiscalía Superior de la Comunidad Autónoma. En total, en 2010 se produjeron 816 incendios forestales, de los cuales 764 afectaron a menos de una hectárea. El número de incendios que afecto solo a superficie no arbolada fue de 422; afectaron a espacio naturales protegidos un total de 58, ninguno supero las 500 hectáreas

Ambas actuaciones permitirían crear un modo de vida y un sector de ocio que podríamos vender como uno de los principales activos de una región con un gran potencial “verde” capacitada para recibir bastante mas de un millón de turistas al año.

El cuidado del monte, la construcción del cortafuegos, son algunas de las labores a realizar. Un ejemplo: no puede ser que las cuevas de Altamira, el patrimonio mas importante de Cantabria y uno de los principales atractivos turísticos durante décadas, esté rodeado de maleza mientras docenas de desempleados en este municipio se encuentren en espera de recibir la oferta de un puesto de trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s